Loading
 

La escasez de recursos naturales será una futura amenaza a la estabilidad internacional

2010-10-01
Las Naciones Unidas definen a la seguridad nacional como "la situación en la que un Estado se considera resguardado contra agresiones militares, presiones políticas o coerciones económicas significativas, obteniendo con ello libertad de acción para proseguir con su desarrollo o progreso".
Si bien las nuevas amenazas a la seguridad internacional radican en el terrorismo, el narcotráfico, el crimen organizado a nivel trasnacional y en la proliferación de armas, en los próximos años, la escasez de agua potable, de alimentos y de tierras cultivables creará nuevas fuentes de conflictos interestatales dado que la seguridad alimentaria descansa sobre estos pilares.

Las proyecciones indican que a las tasas actuales de crecimiento, el petróleo alcanzaría solamente para abastecer el consumo de los próximos treinta años. En cuanto al agua potable, se estima que a mediados del siglo XXI no se podrá abastecer la demanda mundial. Esto no solo se debe al crecimiento demográfico, sino también a la contaminación fluvial y de las napas y por los efectos del cambio climático. Además, se espera que para el 2025 la población mundial supere los 8000 millones de habitantes, mientras que el rápido crecimiento de la economía global aumentará la demanda sobre los recursos naturales. Por lo tanto, el mundo sufrirá de una escasez creciente de recursos renovables vitales, como las tierras para cultivo, agua potable y bosques.

Varios autores abordaron la relación entre escasez de recursos naturales y conflictos sociales e interestatales dado que el poder estatal necesita una base material sobre la que sustentarse, y estos elementos que son imprescindibles, comienzan a mostrar signos de agotamiento sin que se vislumbren a corto plazo posibilidades de aumentarlos.

Homer- Dixon, profesor de la Universidad de Waterloo, Canadá, identifica en su libro “Environment, Scarcity and Violence” siete problemas medio ambientales que pueden ser causa de conflictos estatales: efecto invernadero, agujero de la capa de ozono, depósito de ácidos, deforestación, degradación de la tierra cultivable, contaminación y escasez de las reservas de agua y reducción o agotamiento de recursos pesqueros (Princeton University, 2001).

Por otro lado, Hugo Sarno, docente de la Escuela de Defensa Nacional, (Sarno, 2003) hizo un relevamiento sobre los principales argumentos que Michael Klare sostiene en su obra “Guerras por los recursos naturales” acerca de la nueva geografía del conflicto. El autor sostiene que los recursos naturales esenciales no solo alimentan el poder: son básicos para sostener la actividad económica que nunca podrá desprenderse de su sector primario con demandas crecientes por el aumento demográfico. El interés por defender los recursos vitales se comprueba en la presencia frecuente de las fuerzas militares en las fuentes de las materias primas y en sus rutas de circulación.

Por otro lado, otros actores, que tampoco son los tradicionales, estarán involucrados en la defensa de las fuentes de recursos naturales. Las empresas trasnacionales y los organismos internacionales también formarán parte del tablero de la seguridad internacional. Las empresas buscarán la protección estatal para mantener la disponibilidad de los recursos existentes en cada territorio.

La última reunión de Copenhague demostró que la cooperación internacional en materia ambiental no está por encima del interés nacional de mantener los niveles de desarrollo y crecimiento.

Martín Chahab (Chahab, 2004), profesor de la Escuela de Defensa Nacional, afirma que “la cooperación solo es posible en un mundo de abundancia y que en la escasez, no hay amigos, sino rivales. En la actual situación de agotamiento de las fuentes actuales de energía, que son principalmente el petróleo y el gas, podrían aparecer los típicos conflictos por los recursos escasos que tanto han sacudido a la humanidad. Este viejo nuevo tipo de conflicto armado que podría reaparecer en el planeta, ya no sería solo entre estados rivales sino también con los nuevos actores, como los ejércitos privados de las grandes compañías multinacionales que buscarán defender sus intereses”.

Frente a esta situación, cabe preguntarse si la sociedad internacional podría convertirse en un estado de naturaleza en el que un estado es el lobo de otro estado a causa de los recursos naturales. Frente a esta pregunta, Patricio Barbini, docente e investigador de la UBA, sostiene que a medida que disminuya el poder norteamericano y crezcan otros poderes, comenzarán a surgir problemas distributivos, económicos y políticos que se plasmarán en una lucha general. Sin embargo, afirma que no está seguro de que sean los recursos naturales el desencadenante del conflicto, sino que serán los conflictos distributivos y el reparto de las ganancias internacionales la causa de estas luchas. La posesión de los recursos naturales será otra de las tantas fuentes de conflictos, dado que a fin de cuentas, el poder estatal depende de los mismos.

Los países de América del Sur poseen grandes extensiones de tierras, capacidad para producir excedentes exportables, reservas de agua y de energía no renovable. Además, todavía cuenta con grandes extensiones de tierras no cultivadas. Frente a este posible escenario internacional, la región debería implementar una estrategia de seguridad colectiva con fines disuasivos. Esta política tiene posibilidades bajo un ciclo expansivo de la economía.

Sin embargo, existen otras variables relacionadas con la importancia de los recursos naturales, como son los ciclos de crecimiento o estancamiento económico. Barbini considera que la escasez de recursos naturales es una amenaza a la seguridad nacional en tanto los mencionados recursos sigan siendo estratégicos, y esto sucede en la actualidad ya que desde hace veinte años el mundo vive una etapa de expansión económica, donde existe una amplia demanda de materias primas. Pero suponiendo que en los próximos años el mundo entre en una etapa de estancamiento o recesión económica, la escasez de recursos naturales dejará de ser tal y por el contrario, podrán convertirse en sobreproducción de materias primas sin su demanda.

Hugo Sarno sostiene que en su capítulo final, Klare aventura la opinión de que las guerras por los recursos llegarán a ser en los próximos años el sello principal de la situación mundial, donde el empleo de la fuerza militar será la alternativa más probable, sino la única.

Los gobiernos de los países desarrollados, y en menor medida los de las economías emergentes, están comenzando a pensar en este escenario de mediano plazo y algunos están tomando cursos de acción, aunque no del todo visibles bajo este tipo de análisis.

Bajo la pantalla de las inversiones extranjeras y de aumentar los flujos comerciales, algunos estados ya están actuando en consecuencia, sobre todo aquellos que ven amenazada su seguridad nacional por estas cuestiones. China por ejemplo, está adquiriendo grandes extensiones de tierras en África y en América Latina, a la vez que financia a varios gobiernos africanos a través de préstamos directos. Estados Unidos firmó varios acuerdos de libre comercio con países de Medio Oriente, que por si solos, no tienen ningún atractivo en cuanto a mercado de exportación, pero que sí poseen recursos económicos estratégicos para el funcionamiento de la economía nacional.
La Unión Europea está negociando un acuerdo con China por los denominados “Elementos Raros de la Tierra”, que son indispensables para las actuales industrias, y principalmente, para el desarrollo de las economías de bajo carbono.
Los gobiernos de la región se están asesorando por especialistas en estos temas, y aunque todavía no haya líneas de acción, si están teorizando sobre los futuros escenarios. Muchos académicos están teniendo participación en los centros de decisión, por lo que la escasez de los recursos naturales, pronto formará parte de las agendas latinoamericanas.



Fuentes Consultadas

Entrevista en profundidad a Patricio Barbini, docente en Teoría de las Relaciones Internacionales de la Universidad de Buenos Aires. 28 de septiembre de 2010.

Sarno, Hugo Gastón “La Avidez Política por los Recursos Naturales” Boletín de Difusión Académica de la Escuela de Defensa Nacional. Noviembre de 2003, Bs. As.

Definiciones de Seguridad y Defensa Nacional. Boletín de Difusión Académica de la Escuela de Defensa Nacional. 2001. Bs As.

Rodriguez Sánchez Lara, Gerardo “Antiguas y Nuevas Amenazas a la seguridad de América Latina. Fundación Preciado. 2008 Ciudad de México

Reseña del Libro Environment, Scarcity, and Violence de Thomas Homer- Dixon. Princeton University. 2001

Chahab Martín “La Tendencia de los Conflictos Armados”. Escuela de Defensa Nacional de Argentina. VII Encuentro Nacional de Estudios Estratégicos. Noviembre de 2004. Bs. As
";
facebook


© Copyright Agenda Externa, 2011 | ISBN: 978-987-05-9643-1